fbpx

Tips que todo emprendedor debe conocer de un contrato

Tips que todo emprendedor debe conocer de un contrato.

Tomar la decisión de emprender no es cosa fácil, lo sabemos bien. Estas ahí ya, con tu plan de negocio que hiciste durante semanas, esto si eres del tipo de emprendedor “estructurado”, o estás ahí sin este dichoso plan de negocios porque tu eres del tipo “aventado”. El caso es que estas ahí montando tu negocio, luchándole en el día a día por conseguir esa oportunidad que te dará el impulso para crecer tu negocio.

Si estas buscando al cliente ideal con estrategias de marketing, sacando al vendedor o negociador nato que llevas dentro, o que estés en la búsqueda de “inversionistas ángeles” éstos con los que los emprendedores soñamos encontrar; también puede ser que estés buscando un socio que aporte capital, conocimiento, materia prima o infraestructura, o lo más probable también es que estés buscando al proveedor que necesitas. Y dependiendo del emprendimiento la lista de estas búsquedas puede alargarse y alargarse.

Una vez que encontraste lo que andabas buscando, lo primero que debes hacer ya sea como emprendedor de tipo “estructurado” o como emprendedor de tipo “aventado” o como cualquier tipo de emprendedor, es firmar contratos con cada parte que sea parte de tu negocio, sin importar que sea proveedor, cliente, maquilador, distribuidor, inversor o socio. En este caso nos referimos a ese “acuerdo que recomendamos sea escrito, por el que dos o más partes se comprometen recíprocamente a respetar y cumplir una serie de condiciones”.

Por ahora, revisa las partes básicas que todo emprendedor debe conocer de un contrato, ya sea para elaborar, revisar o negociar con un cliente, proveedor, trabajador, inversionista o algún otro. Te vamos a decir cuales son estas partes y algunos tips en cada una, que seguro te serán de mucha utilidad…

Identifica “LAS PARTES”.

Es decir, las personas que van a celebrar el contrato. Es muy importante poner el nombre completo y domicilio ya que en caso de incumplimiento será más fácil localizar a la persona.

TIP. Si el contrato que vas a firmar es con una persona moral, asegúrate que la persona que firma tenga las facultades para hacerlo en nombre de la empresa. Porque si no es así, tendrás severos problemas al reclamar un incumplimiento a la empresa.

Identifica el “OBJETO DEL CONTRATO”.

Aquí se trata de mencionar el bien o servicio sobre el que recae el interés de las partes para firmar el contrato. Es decir, que van a obtener ambas partes con la firma.

TIP. No te limites, detalla las características del servicio o producto, establece bien límites y alcances  del servicio. En caso de reclamar o te reclamen incumplimiento, puedes exigir o puedes protegerte si en el contrato están detalladas las características pactadas.

Identifica los “DERECHOS Y OBLIGACIONES”.

Los contratantes tienen que conocer que obligaciones se comprometen a cumplir con el otro y cuales son sus derechos frente a éste. Dentro de los limites legales por supuesto un contrato rige la autonomía de la voluntad, por lo cual se puede pactar derechos y obligaciones adicionales o de forma distinta a los que vienen regulados en la norma legal.

TIP. Piensa en el peor de los casos de la operación. En caso de… se hará tal o tal. Piensa en todas las cuestiones que podrían afectar significativamente tu negocio y detállalas en el contrato con el fin de evitar un perjuicio grave a tu empresa.

Identifica las “PENAS CONVENCIONALES”.

El incumplimiento de una de las partes puede afectar notablemente la actividad o negocio de la otra parte causándole perdidas económicas, por esto es necesario establecer en el contrato las responsabilidades de las partes frente a incumplimientos. Estas pueden venir detallas en una cláusula o mencionadas en otras no de manera tan directa, ya que sirven como garantía del cumplimiento ante la amenaza de tener que pagar una cantidad como penalidad.

TIP. Pon penas reales, si que cumplan su función pero que sean alcanzables de pagar para la otra parte. Si decides tomar acción legal por incumplimiento, recuerda que estarás amparado por lo redactado en el contrato, poner una pena “risible” lejos de ayudarte en el proceso de litigio te lo entorpecerá más.

Identifica la “CONFIDENCIALIDAD”.

Sirve para proteger la información y documentación confidencial de las partes para no ser revelada a terceros y se pueda causar un perjuicio grave.

TIP. Considera la confidencialidad como algo subjetivo, no puedes meterte en la cabeza de las otras personas para evitar que repliquen el conocimiento que se adquiere con el cumplimiento del contrato. Lo que si puedes hacer son acciones más enfocadas a establecer lazos fuertes que generen valores como lealtad, honestidad, honradez entre muchos otros más que ayudarán a respetar la confidencialidad de tu contraparte. También toma otras medidas de resguardo de información como filtros en su acceso.

Ahora ya tienes el conocimiento de algunas partes básicas de un contrato, lo cual te da un panorama general de cómo protegerte. Adicional a los Tips que ya te hemos compartido, quiero denotar un par de recomendaciones más en los contratos; deben ser redactados con lenguaje sencillo para que sean fáciles de comprender para sus partes y evitando redacciones ambiguas, imprecisas o que generen confusión. Recuerda que no redactar un contrato correctamente o no cubrir a profundidad todas sus partes de acuerdo con el negocio que se firmará, puede generar problemas que pudieron evitarse con un contrato bien hecho que además nos amparará en caso de tomar acción legal con el fin de solucionar el problema generado.

Lo mejor siempre será tener un abogado experto que nos apoye con la elaboración, revisión o negociación de un contrato. Es arriesgado dejar un negocio a la firma de un contrato ambiguo.



Deja un comentario

Tu solicitud ha sido enviada. GRACIAS